Viajes

En el período que llevo soltero he viajado más que en toda mi vida. La verdad es que anteriormente viajé mucho más que cualquier chileno promedio, pero ningún viaje fue tan significativo e importante como los que he realizado en el último año y dos meses de soltería.

Buenos Aires, Argentina. Octubre – Noviembre 2012: mi primer viaje solo. Siempre había viajado con mi familia, amigos o mi ex. En cambio, Baires fue de verdad. Eduardo Hernández, solo contra el mundo. Fui en busca de sexo y, aunque no lo encontré, descubrí algo mucho más importante: soy mucho más y mejor de lo que creía.

Sao Paulo, Brasil. Enero 2013: nuevamente, motivado por mi búsqueda sexual, tomé un avión. Esta vez el destino fue Brasil, donde fui recibido por mi gran amigo Marcelo, a quien conocí en mi primer viaje a Buenos Aires. Una vez más, no tuve sexo, pero me encontré con una revelación. Existe algo más que sólo el intercambio de fluidos corporales. La chica que conocí allá me permitió darme cuenta de eso; lamentablemente yo ya había sellado mi destino con ella y no hubo nada más entre nosotros que sólo una cita muy buena.

Buenos Aires, Argentina. Julio 2013: este viaje ya lo he comentado mucho. No necesitaba buscar sexo, ya había tenido bastante. Era el amor lo que me llevó de vuelta a Baires. Por primera vez encontré lo que estaba buscando en un viaje. No hubo necesidad de revelaciones, descubrimientos ni segundas miradas. El amor estuvo ahí desde que puse un pie en aquella ciudad hasta que me marché.

San Pedro de Atacama, Chile. Diciembre 2013: el último viaje de este año y de mi vida cómo la conozco. El amor fue maravilloso; la pérdida de éste ha sido una tortura. Este viaje tiene por objetivo recuperarme definitivamente del dolor, pero más que eso, su sentido último es morir. Mi muerte en un sentido poético, espiritual. Dejar morir lo malo de mí en las arenas del desierto más árido del mundo para volver sano de cuerpo, alma y mente. ¿Expectativas muy altas? Quizás. Espero que la buena racha del último viaje a Baires me siga en éste y que vuelva a encontrar lo que quiero. Espero esta vez encontrarme a Mí.

Leave a Comment

Your email address will not be published.