Camino

Es en momentos como éste cuando me detengo por un instante y miro hacia atrás, viendo cómo mi vida se ha armado como un rompecabezas en que cada palabra, cada acto, cada hecho y cada paso encajan como la pieza perfecta en el lugar correspondiente. Es precisamente aquí cuando el “porqué” parece tener respuesta y cuando la verdadera pregunta es “para qué.” Estar aquí es tan obvio: la gente, los sucesos, los espacios. Cada pieza en su lugar en este puzzle de mi vida. Pero, ¿cuál es el siguiente paso? Pese a ser agnóstico, le rezo a ese Dios en que confío y le ruego por una respuesta. Le pido que siga guiando mis pasos, que sigan ocurriendo esas “coincidencias” locas que luego tendrán sentido. Pido que me permita descubrir mi camino y que me ayude a recorrerlo. Ruego para que en el futuro pueda detenerme de nuevo y volver a mirar hacia atrás con una sonrisa. Tengo fe en que cada decisión que tome de ahora en adelante me acercarán más a mi misión. Lo sé. Si el camino recorrido hasta este instante es tan claro, ¿por qué no habría de serlo más adelante?

Leave a Comment

Your email address will not be published.