Vida moderna

Es detestable, pero cierto: la vida moderna es un círculo de auto-consumo. Trabajamos para pagar y saciar nuestras necesidades básicas, como comer, vestir y tener un lugar donde vivir. ¿Y para qué? Para estar sanos y bien alimentados para poder seguir trabajando… y seguir saciando nuestras necesidades. Pero el sistema capitalista tiene varios mecanismos para asegurarse que no nos demos cuenta de ésto, o no tan fácilmente. Nos ofrece productos y experiencias que “debemos” tener o vivir. Autos, productos de todo tipo, viajes, cirugías plásticas. Y si con esto no tenemos suficiente, nos bombardea con mejores opciones de vida sólo alcanzables por medio de grados académicos, apariencia física o estatus social. Nuevamente, todo en pos de sacar nuestras mentes de ver la realidad: las vueltas pueden ser más o menos grandes, pero ninguna nos saca del mismo círculo en el que todos estamos atrapados.

Respiramos para no morir, no morimos para seguir respirando…

Hasta aquí parece que todo está mal, pero se puede salir del círculo. Podemos ser dueños de nuestra vida y nuestro tiempo si sacrificamos ciertas comodidades o lujos y vivimos una vida más austera, de tal manera de no tener que esclavizarnos en un trabajo “rentable”, pero que no nos llena. Pero, más importante que eso, si hurgamos en nuestro corazón podremos encontrar nuestra verdadera pasión. Si lo conseguimos, el trabajo parecerá diversión y el dinero que ganemos con éste, un premio. Esa es mi meta y espero que lograrla inspire a más personas a luchar por conseguir las suyas. Ese sería por supuesto un gran premio adicional.

Leave a Comment

Your email address will not be published.