Año Nuevo

2013 se desvanece lentamente, como la luz del sol que aún ilumina la ciudad. En algunas horas más, luego de abrazos y brindis, la noche consumirá el ruido y el silencio penetrará en la oscuridad de la madrugada. Despertaremos en 2014 y nuestros sueños habrán desaparecido, ya que el futuro que ahora anhelamos será una realidad. Buena, mala, no lo sabremos hasta que la vivamos. ¿Emocionante, no? Espero que nuestro 2014 sea mucho mejor que 2013. ¡Suerte, amigos y amigas!

Leave a Comment

Your email address will not be published.